7 ene. 2008

Libros: Bestiario de Greguerías



En 2006 se publicó Bestiario de Greguerías, libro de ilustraciones sobre una selección de greguerías de Ramón Gómez de la Serna dedicadas a los animales.
Publicado por ACVF editorial madrileña en 2006. Se presentó en las Jornadas Ramonianas en el Centro de Arte Moderno de Madrid, en la primavera de 2006.


Reseña de Heraldo de Aragón (7 de junio de 2007) en el suplemento Artes y Letras por Julia Millán:

Ramón, según David Vela.

A David Vela ya le conocíamos por las ilustraciones que realizó para la edición de Leyendas aragonesas: "El gnomo" y "La corza blanca", de Gustavo Adolfo Bécquer, en esa preciosa colección de Prensas Universitarias de Zaragoza que es Larumbe chicos y cuya edición literaria estuvo al cuidado del profesor Jesús Rubio Jiménez, uno de los grandes expertos en Gustavo Adolfo Bécquer del mundo. David Vela posee además primeros premios en los concursos J&B de Humor Gráfico (1997), Curuxa Gráfica del Museo de Humor de Fene (2003), Certamen de Ilustración y Cómic Ecológico (2005) y Concurso de Humor Gráfico Santomera (2006). En 2004 recibió el segundo premio en el IV Portocartoon Worl Festival, uno de los más importantes concursos de humor gráfico del mundo. Es colaborador habitual de La Fábula Ciencia.
David Vela ha tenido la feliz ocurrencia de agrupar, en forma de bestiario ilustrado, una parte de las greguerías de Ramón Gómez de la Serna, recreando los defectos y afectos del sentir humano, transmutado en animal. Se trata del Bestiario de greguerías (ACVF Editorial. Madrid, 2007. 92 pp.)-. Más de cuarenta ilustraciones con el característico estilo de Vela, donde se mezclan colores puros, trazos ingenuos, composiciones que recuerdan a emblemas medievales y escenarios con fondos de arquitecturas inquietantes, en homenaje a los dibujantes e ilustradores coetáneos de Ramón Gómez de la Serna: Climent, Almada-Negreiros, K-Hito o Salvador Bartolozzi, al que David Vela dedicó su tesis doctoral.
En este bestiario tiene cabida desde el más doméstico de los animales, como el gato, hasta el menos "doméstico", como la tenia. Gracias a la portentosa imaginación de escritor e ilustrador, los gatos tienen rostro humano, preocupado, no en vano tienen que dar estudios a toda la camada. Otros son ingenuamente felices, como el gato que se ha subido al árbol y cree que se ha independizado del mundo o los que posan encaramados unos sobre otros, hasta rozar la luna.
Los hay muy tiernos, como las gaviotas que nacen de los pañuelos de las despedidas en el muelle; cómicos, como los cangrejos que bailan la jota debajo del agua ataviados con cachirulo, con un guiño a esta tierra. Tremendamente irónico es el mono dibujado desde dentro de su jaula en el zoo, vaso de agua incluido, rodeado de gente que parece estar escuchándole en una conferencia.
Las vacas de David Vela tienen el mapamundi sobre el lomo blanquinegro, porque Ramón les otorgó la facultad de aprender geografía observándose unas a otras. Y así hasta un sinfín de maravillosas imágenes poéticas que nos sugieren mucho más de lo que a primera vista se ve. La más conmovedora la protagoniza el propio Ramón, dentro de su ataúd, vertiendo lágrimas como gusanos, ya que él mismo escribió: "Nuestros gusanos no serán mariposas". Pero no todo está perdido, "las mariposas las hacen los ángeles en sus horas de oficina", sobre el escritorio y encorbatados.
La madrileña editorial ACVF, de reciente creación, ha apostado por editar este maravilloso libro de David Vela con una calidad y un cuidado excepcionales, para un público de cualquier edad y a un precio de lo más asequible. Todo un placer.